El proyecto “Plazas Solidarias” que nació en el interior del Establecimiento de Ejecución Penal II y que con los años continuó en el Ex Maruchito de General Roca, cumplió siete años el 25 de octubre.

 A lo largo de todo ese tiempo, se han construido más de 110 juegos y también instalado 26 plazas en distintos puntos de la Provincia. La última de ellas tuvo lugar el día sábado en la Escuela 346 de General Roca mientras que el fin de semana que viene se hará realidad la número 27 en la Escuela 223 de la misma localidad.

El proyecto comenzó dentro del Penal II con el objetivo de incluir a un grupo de internos en programas que les permitiese incorporar conocimientos e incluso un oficio, en este caso el trabajo manual en herrería y carpintería, restaurando o construyendo juegos.


00060449

 De esta manera, lo que nació como una pequeña idea se convirtió en algo grande, un proyecto modelo que trasciende las fronteras roquenses. El respaldo brindado por la secretaria de Estado de Seguridad y Justicia de Río Negro, Betiana Minor, y del Servicio Penitenciario Provincial a este programa, afianzó el proyecto.

El sargento y psicólogo social, jefe del área de Trabajo del Ex Maruchito, Pedro Entraigas, dio detalles de esta actividad que entusiasmó a las personas privadas de su libertad y sumó el acompañamiento del Club de Leones.

Mientras Entraigas junto a los internos diseñaban los trabajos, los miembros del Club de Leones conseguían el material necesario para fabricar o restaurar hamacas, toboganes, calesitas y también algunos muebles pequeños. Muchas veces también las comunidades escolares hicieron su aporte.

Por su parte, las personas alojadas en el Penal roquense y luego en el ex Maruchito, tenían y tienen la gran tarea de convertir el material en un juego, que luego se instala en una escuela o un jardín.


00060450

 “Cuando ese 25 de octubre de 2014 comenzamos con el proyecto a la par con el Club de Leones, no imaginamos la dimensión que iba a tener. A medida que pasó el tiempo fuimos recibiendo solicitudes de docentes, directivos y padres, expresando la necesidad de tener espacios recreativos para los alumnos”, contó Entraigas.

En ese sentido, el jefe del área de Trabajo, agregó “Nos emociona cada plaza entregada a escuelas, barrios y clubes. Esto fue y es posible por la inercia solidaria, por esa pasión que despertó en cada uno de quienes estamos implicados en el proyecto”.

Entraigas resaltó la importancia del proyecto y los resultados que se van logrando “Demostramos que todo es posible, cuando existe un objetivo noble: hacer felices a los demás”, finalizó.