Siete trabajadoras del Taller de Costura Industrial y Sastrería Policial más otros integrantes de la fuerza, llevan a cabo una importante tarea en el marco de la pandemia.

Desde hace varios años la Policía de Río Negro cuenta con su Taller de Costura Industrial y Sastrería policial que funciona en Viedma para la confección de uniformes y demás indumentaria para el personal de la fuerza.

En el marco de la pandemia por el COVID-19, el taller agregó una nueva tarea que consiste en la realización de barbijos y tapabocas destinados a efectivos y empleados de la Policía para cumplir de esta manera con las medidas de prevención.

Si bien desde la Jefatura se viene efectuando la adquisición y distribución de estos elementos además del resto de los insumos de prevención, higiene y limpieza, el taller continúa con esta labor que demanda esfuerzo y muchas horas a las siete trabajadoras que asumieron el compromiso para llevarlo a cabo bajo la coordinación de una Técnica en Indumentaria que se encuentra a cargo del mencionado taller.

El Comisario Inspector Antonio Verdugo, Director General de Recursos Materiales y Financieros de la Policía de Río Negro, destacó el trabajo de las empleadas que desde los inicios del aislamiento vienen desarrollando dicha tarea, y también la de otros empleados policiales que se sumaron para la confección de máscaras faciales.

El servicio que brinda la Policía de Río Negro en estos tiempos de pandemia es esencial para toda la comunidad y de allí que, dijo Verdugo “nos vimos en la necesidad de empezar a confeccionar barbijos primero descartables hasta que después empezamos a realizar barbijos o tapabocas personalizados que dicen Policía de Río Negro como para dar un sentido de pertenencia, más el número de legajo del empleado”.

En el taller se hicieron y repartieron 4.000 barbijos descartables, 1.500 tapabocas reutilizables destinados a la Regional III de Bariloche para que sean distribuidos entre las distintas unidades. Actualmente se está terminando otra tanda de tapabocas para la Regional II de General Roca.

En cuanto a las máscaras, la idea surgió debido a que las mismas eran precisadas por el personal que se encuentro en los accesos a la provincia.

“La gente que trabaja en esto fue aprendiendo a medida que las iban haciendo”, resaltó Verdugo quien informó que todavía cuentan con material para continuar con la producción al tiempo que en estos días el Ministerio de Seguridad y Justicia proporcionó más insumos para el armado de las máscaras.

“Hay un compromiso social para con nuestros compañeros que están haciendo la prevención y es nuestra obligación, como apoyo logístico dentro de la institución policial, brindarles lo que más podamos”, concluyó.